DIETA POR SONDA

Es una manera de tomar alimentos a través de una sonda colocada por personal sanitario cualificado. Hay dos tipos de sondas:

1)      Sonda nasogástrica: es un tubo especial que se introduce por la nariz y llega hasta el estómago.

Imagen 1

2)      Gastrostomía: es un tubo o sonda de alimentación que se implanta directamente en el estómago con anestesia local. Esta técnica se realiza exclusivamente en el ámbito hospitalario.

Imagen 2

La nutrición por sonda es un método sencillo, seguro y eficaz que le ayudará a conseguir y mantener un correcto estado nutricional.

La forma de administrar el alimento será indicada por el médico o la enfermera.

Existen tres maneras: gravedad, bomba o JERINGA, siendo esta última la más habitual en el ámbito domiciliario y que pasamos a describir a continuación.

NORMAS GENERALES para la correcta alimentación:

 1.      Colocación del paciente:

  • Paciente sentado en una silla o en la cama (con ayuda de almohadones). ESTA POSICIÓN DEBE MANTENERSE DURANTE LA COMIDA Y HASTA UNA HORA DESPUÉS DE TERMINAR LA ALIMENTACIÓN, para evitar el reflujo de la comida y posibles broncoaspiraciones.

2.      Preparación del alimento:

  • Lavarse las manos antes de cualquier manipulación.
  • Comprobar la fecha de caducidad del bote de alimento.
  • Se debe administrar a temperatura ambiente, ya que si está demasiado frío puede provocar diarrea.
  • Agítelo bien antes de usarlo.
  • Si no utiliza todo el producto, debe guardarlo en la nevera y puede volver a usarlo hasta 24 horas después como máximo.
  • Tener preparada una jeringa para alimentación por sonda y agua mineral embotellada.

3.      Administración del alimento:

Imagen 3

  • Comprobar la posición correcta de la sonda antes de cada toma (graduación en cm).
  • Vierta la cantidad de dieta necesaria en un recipiente limpio y graduado en ml.
  • Abra el tapón de la sonda.
  • Aspire el contenido del recipiente con la jeringa. No debe tener burbujas.
  • Introducir la jeringa en la sonda.
  • Iniciar la alimentación de forma lenta para facilitar tolerancia y evitar complicaciones.
  • Para finalizar introduciremos unos 50 ml de agua para eliminar de la sonda restos de alimento.
  • Se deben administrar a lo largo del día varias tomas de agua para mantener una adecuada hidratación del enfermo (en torno a 1l. diario).
  • Debemos lavar la jeringa con agua jabonosa y aclararla bien una vez finalizada la alimentación.

4.      Administración de medicamentos:

Imagen 4

  • Los medicamentos deben triturarse por completo, hasta que queden en un polvo fino.
  • Se disuelven en 20 – 30ml de agua y se administran con la jeringa.
  • Debemos pasar agua a través de la sonda después de administrar la medicación para evitar que se obstruya.
  • El horario de la toma de medicación se lo indicará su médico.

 5.      Cuidados de la sonda nasogástrica:

   Imagen 5Imagen 6Imagen 7

  • Lavar la sonda con agua jabonosa diariamente y secarla bien.
  • Limpiar el tapón de la sonda cuidadosamente y secarlo bien para evitar que se quede pegado.
  • Cada día, es conveniente apoyar esta sonda en un lugar diferente para evitar que la piel se lesione.
  • Cambiar el esparadrapo o tirita cada día.
  • Si nota que la sonda se oscurece, presenta grietas u orificios, avise a su médico o enfermera.
  • El cambio de la sonda lo indicará el médico o enfermera cuando lo crea oportuno (el tiempo máximo recomendable es de 6 meses).

6.      Cuidados de la gastrostomía:

 Imagen 8Imagen 9

  • Si la sonda está insertada en el estómago (GASTROSTOMÍA), debe limpiarse cada día la zona de la piel donde está colocada con agua templada y jabón, así como las conexiones. Mantener la zona de inserción bien seca.
  • El soporte externo de la sonda puede levantarse ligeramente y girarse para limpiarlo sin tirar bruscamente. Debe quedar apoyado sobre la piel sin ejercer presión.
  • Una vez al día debe girarse la sonda de gastrostomía para evitar adherencias.
  • Para fijar la sonda de gastrostomía, podemos poner esparadrapo hipoalergénico aprovechando la flexión natural de la misma.
  • El cambio de la sonda lo indicará el médico o enfermera cuando lo crea oportuno (el tiempo máximo recomendable es de 3 meses).
  • Si nota que la sonda se oscurece, presenta grietas u orificios, avise a su médico o enfermera.

7.      Cuidados básicos de la persona con sonda: 

  • Hay que limpiar la boca tras cada toma de alimento o al menos dos veces al día. Para ello deben cepillarse los dientes y la lengua con un antiséptico o elixir, intentando que no se trague líquido.
  • Hidratar los labios con crema de cacao o vaselina al menos dos veces al día.
  • También se deben limpiar las fosas nasales con cuidado, utilizando un bastoncillo de algodón humedecido con agua caliente o templada.
  • Aplicar crema hidratante en los orificios nasales para evitar irritaciones.

 8.      Complicaciones más frecuentes:

  • Si se obstruye la sonda, lo mejor para desobstruirla son las bebidas de cola, agua tibia o aceite (con poca cantidad es suficiente). Si no lo consigue, avise a la enfermera.
  • Si la sonda se sale al exterior, NO INTENTE reintroducirla. Avisar al médico o enfermera.
  • Si presenta náuseas o vómitos, debemos:
  1. Colocar al paciente en posición incorporada de 30º a 45º y con la cabeza de lado e idealmente el cuerpo.
  2. Parar la administración de alimento.
  3. Reiniciar la nutrición al cabo de 1 ó 2 horas y, si persisten los vómitos, avisar al médico.

Las posibles causas de los vómitos pueden ser la posición incorrecta del enfermo, la rápida administración del alimento, excesivo contenido gástrico (todavía no se ha terminado de digerir la toma anterior), o derivadas de la alimentación o medicación.

  1. Parar la nutrición de 1 a 2 horas.
  2. Pasado ese tiempo, reiniciar la nutrición, y si persiste la diarrea, avisar al médico.
  • Si se produce diarrea:

Las posibles causas de la diarrea pueden ser que el alimento pase demasiado rápido, o que esté demasiado frío, que el alimento esté en malas condiciones, que sea un producto inadecuado para nuestro enfermo, o que las normas de higiene no se cumplan.

  • Si se produce tos intensa, cambio en la coloración de la cara, febrícula o fiebre, la respiración es más rápida y superficial de lo habitual, podemos sospechar una BRONCOASPIRACIÓN. En este caso debemos:
  1. Parar la administración de la alimentación.
  2. Colocar al paciente en posición incorporada y de lado.
  3. Avisar al médico ya que es la complicación más grave y quizás la más frecuente en los pacientes con sonda. 

REGLA DE ORO 

“SIEMPRE QUE ALGUIEN TENGA PUESTA UNA SONDA NASOGÁSTRICA, JAMÁS DEBE SER COLOCADO EN DECÚBITO SUPINO (POSICIÓN HORIZONTAL)

ni siquiera unos pocos segundos para hacerle la cama. Se debe mantener al menos una ligera incorporación de la cama.”

Entradas recientes
Noticias del área

El Palacio Erisana de Lucena albergará el próximo viernes día 7 de noviembre a las 18.30 horas una J [...]

Esta iniciativa la desarrolla la consejería de Salud en colaboración con la Confederación Andaluza d [...]

El Hospital Infanta Margarita ha sido reconocido como ‘Egabrense del año’ por su labor de atención a [...]

Programación mensual en Septiembre 2014 de las colectas de Sangre que se van a llevar a cabo en el S [...]

A través de este procedimiento se puede determinar por anticipado la atención sanitaria que se desea [...]